Como Mantenerse A Salvo en el Emocionante Shinjuku Kabukicho, el Distrito Rojo de Tokio

  • Como
  • Cuando alguien menciona Japón, ¿qué es lo que primero que viene a tu mente? Piensa en lo primero que aparezca en tu cerebro cuando piensas en este país. Las reacciones de mayoría de las personas parecen estar divididas en cuatro categorías después de escuchar esa palabra. La primera involucra la cultura rica e interesante de Japón, lo que lleva a las personas a pensar en cosas como los samurai, ninjas, templos y santuarios, y museos. La segunda categoría pone a Japón como un paraíso del anime, donde las populares animaciones y comics son lo primero en lo que piensa la gente después de escuchar el nombre del país. También están los que asocian a Japón con una tecnología muy avanzada, entre las cosas que estas personas piensan después de haber escuchado el nombre del país están los trenes bala, robots, y múltiples artefactos que no se pueden encontrar en otros lados. Los últimos piensan en cosas como sexo y prostitución. Tal vez esto les resulte a muchos un tanto sorprendente, y lo primero que uno puede terminar pensando es en el por qué hay gente que piensa en sexo y prostitución después de escuchar la palabra “Japón”.

    Esto puede (o no) sorprendente, pero Japón tiene una industria de sexo muy grande, la cual sigue floreciendo después de cientos y cientos de años. Muy conocido entre las personas que amantes de la pornografia estan las peliculas hechas en Japón que contienen historias y escenarios inusuales. La prostitución también está presente en las áreas metropolitanas más grandes del país.

    Tokio es una ciudad con una vida nocturna espectacular, y la metrópolis es tan enorme que incluso las personas más aventureras no pueden ver y disfrutar todo lo que la ciudad puede ofrecer. Uno puede incluso vivir en Tokio y salir cada fin de semana y terminar su estancia en la ciudad sin haberlo hecho y visto todo. Shinjuku, en Tokyo central, es considerado uno de los lugares más importantes del país para la vida nocturna gracias a los múltiples clubes y bares, el famoso distrito gay en 2-Chome, y por supuesto, el distrito rojo de Kabukicho.

    La Industria del Sexo en Japón

    La Tierra del Sol Naciente tiene uno de las zonas rojas más grandes e importantes en el mundo. Kabukicho, el cual está localizado en Shinjuku, es uno de los distritos más populares en Tokio gracias a sus centros comerciales, parques, restaurantes, bares, y edificios de arquitectura única e inusual. El sexo es un tema importante en la historia del arte japonés, el cual tuvo sus inicios en las ilustraciones eróticas conocidas como “shunga”, las cuales surgieron en el siglo ocho.

    Un ejemplo clásico del arte erótico japonés es El Sueño de la Esposa del Pescador, una xilográfica desarrollada por el artista japonés Katsushika Hokusai, la cual muestra a una mujer teniendo sexo con dos pulpos. Esta es solamente una de las muchas obras de arte erótico que uno puede encontrar en Japón. Es muy interesante, y un tanto perplejo, que el sexo sea celebrado en el arte y pop moderno como en la animación, y que uno pueda encontrar sex shops en muchos vecindarios de Tokio como Shibuya y Akihabara mientras que la sociedad japonesa continúa siendo un tanto tímida y aprensiva al hablar de ello.

    El sintoísmo, una de las religiones principales en Japón, no considera el sexo premarital como un tabú. Esto es muy diferente a otras religiones, y puede que haya tenido un efecto en la postura general de Japón hacia la prostitución. Sin embargo, no está muy claro si esto es verdad, ya que la otra religión importante en Japón es el budismo, el cual sí tiene reglas para las relaciones sexuales premaritales.

    Además, la prostitution tiene una historia muy larga en Japón, con las “geishas” y “oiran” como ejemplos famosos de entretenimiento y prostitución respectivamente. Los placeres nocturnos para los hombres e incluso las mujeres afluentes no son un concepto nuevo. Si estás planeando visitar este famoso distrito rojo, o si tienes curiosidad en lo que puede ofrecer, aquí tenemos varios consejos para mantenerse precavido en Kabukicho.

    Ojo Con los Precios

    Como en cualquier zona roja, los precios pueden variar mucho dependiendo del servicio, el tamaño del club, y la “calidad” y experiencia de la mujer u hombre que va a proveer el entretenimiento y placer nocturno. Hay muchos tipos de servicios disponibles en el distrito rojo, tales como pagarle a un prostituto o prostituta solamente para charlar y sin tener contacto físico en lo absoluto, o buscar lo que llamaremos el “trato especial”. Obviamente, el precio va a ir a aumentando dependiendo de las cosas que quieras hacer con la persona que hayas elegido. Entonces, ¿qué tan caro es cada servicio?

    Aunque nada más quieras disfrutar una bebida en un club, vas a tener que pagar la entrada, la cual usualmente cuesta 7,000 yenes, y el cual debes pagar antes de entrar en las premisas del lugar. Sin embargo, esto no quiere decir que el precio de entrada incluye bebidas, las cuales uno pensaría que vienen incluidas en ses precio exorbitante. Cada bebida va a ser cobrada de forma separada, así que ten cuidado si piensas ordenar bebidas ya que estés adentro. Si decides pasar el rato con una muchacha, cada hora que pases con ella te va a costar unos miles the yenes. Algunos clubes también imponen otras tarifas. Es por esto que una noche en Kabukicho puede terminar costando el equivalente a cientos de dólares incluso sin haber contratado tener contacto físico con una de las mujeres trabajando ahí.

    Que No Te Estafen

    Como en cualquier distrito rojo o zona roja, las estafas son desafortunadamente muy comunes, y los turistas suelen ser las víctimas perfectas. Usualmente, un agente del club te ofrece un precio muy bajo, pero cuando llega la cuenta resulta que debes pagar mucho más de lo que te habían dicho originalmente. Una estrategia que usan los dueños de los clubes es añadir ciertas tarifas en la cuenta sin decirles a los clientes de antemano, y luego tener razones perfectamente legibles si alguien se queja. Por ejemplo, un agente te puede ofrecer entrar al bar por 15,000 yen, pero una vez que tienes que pagar la cuenta resulta que la entrada terminó costando 20,000 yen. Una explicación que te terminarían dando es que es un costo adicional para clientes nuevos, o el precio mandatorio de la membresía del establecimiento.

    Hace mucho hubo una noticia en la cual un bar cargó a sus clientes un total de 2.6 millones de yenes (alrededor de 23,000 dólares) a pesar de haberles prometido que la cuenta sería de tan solo 4,000 yenes. En este incidente, las víctimas del fraude también fueron amenazadas si se rehusaban a pagar. Aunque los dueños del club fueron arrestados, el que un establecimiento te cobre más de lo prometido no es un acto poco común.

    Desafortunadamente, las cosas no terminan ahí. Si eres un hombre o un grupo de hombres, es muy probable que vayas a encontrarte con numerosas personas que van a tratar de que entres a los clubes en los que ellos trabajan mientras te enseñan fotos de las jóvenes y hermosas anfitrionas que puedes encontrar adentro. ¡No confíes en esas fotos! Es bastante usual que la persona que te muestran en la foto es ya unas décadas más grande o una persona totalmente diferente a la que te enseñaron.

    “Solamente Japoneses”

    Debido a la barrera del idioma, muchos de los bares en Kabukicho no aceptan extranjeros. Es posible que no haya ningún letrero que indique esta regla de forma explícita, pero notarás que toda su información está en japonés, lo cual da el mensaje implícitamente. Es la forma amable en la cual los establecimientos dicen que no aceptan extranjeros. Si observas con mucho cuidado, verás que muchos de los empleados de los clubes que intentan persuadir a los peatones para que entren a sus respectivos establecimientos evitan hablar con los extranjeros que pasean por Kabukicho. Algunos sí lo hacen, pero sigue siendo una práctica inusual.

    Si estás determinado en entrar a uno de estos bares, trata de ir con algún amigo japonés, ya que si visitas Kabukicho con alguien que domina el idioma, entrar a los clubes y bares no resultaría tan difícil. Cuando hay una persona traduciendo todo, ningún servicio en Kabukicho será negado. De hecho, si hablas japonés, aunque sea un poco, tu experiencia va a ser totalmente diferente.

    Si no hablas japonés, no te preocupes, Japón no es un país xenófobo en contra de los extranjeros, y siempre va a haber algún bar o club dispuesto a recibir clientes extranjeros. Sin embargo, vas a tener que invertir un poco de tu tiempo en buscar estos establecimientos; y si es posible, intenta ir con un local, ya que esto puede prevenir que un club o bar te estafe.

    ¿Es la Prostitución Legal?

    En Japón, hay leyes que prohíben la prostitución. De acuerdo a la ley, un hombre o mujer no puede recibir dinero por tener sexo con sus clientes. Por lo tanto, tener sexo con un sexoservidor es ilegal. Sin embargo, ciertas acciones como tocarlos o incluso que te bañen no son considerados como actos ilegales.

    Para este entonces puedes estar alzando los ojos mientras dices en voz alta que has visto a gente entrar hoteles con prostitutas. Como en cualquier país, hay lagunas jurídicas en las leyes japonesas. Previamente mencionamos que los sexoservidores no pueden tener sexo con sus clientes. Pero, ¿qué si técnicamente no tienen clientes? Para lograr algo así, lo único que la agencia debe hace es organizar una cita a ciegas entre el sexoservidor y el cliente. Después de esa cita, las personas involucradas son técnicamente una pareja que puede tener sexo tantas veces como quieran, y por lo tanto no se está cometiendo ningún acto ilegal. No cabe duda que ciertos negocios saben explotar estas lagunas jurídicas perfectamente.

    Los Yakuza

    Otro secreto que escondido en los callejones de Kabukicho es que es un lugar atascado por miembros de la yakuza, la mafia japonesa. Los miembros de la yakuza se encuentran en muchas áreas de Kabukicho ya que es el lugar en donde tienen la mayoría de sus negocios. Es por esto que hay muchos policías trabajando en muchos lugares de Kabukicho y sus alrededores. No todos los bares y clubes son operados por miembros de la yakuza, pero la presencia intimidante de sus miembros es suficiente para ponerte la piel de gallina. Si le preguntas a los locales, te dirán que es mejor no causar problemas en Kabukicho, ya que esto podría causarte problemas más grandes de los que te imaginaste.

    Recuerda que en Japón la yakuza es considerada legítima, y sus clanes son reconocidos como organizaciones reales. Así que mantén los ojos abiertos e evita cualquier tipo de confrontación o problema, especialmente si estás ebrio. De hecho, los yakuza y la policía suelen trabajar mano en mano para mantener el orden y seguridad en esas áreas. En algunos casos, la policía también puede llegar a pedirles ayuda. En pocas palabras, a los yakuza no les gusta en lo absoluto que alguien cause problemas en sus territorios. Si sabes que sueles perder el control después de beber, entonces Kabukicho no es el mejor lugar para ti.

    Lugares A Donde Ir Si Lo Único Que Quieres Beber

    Si lo único que quieres hacer es divertirte con tus amigos, también puedes encontrar establecimientos pequeños que solamente ofrecen bebidas y comida. Nada más ve preparado mentalmente porque es muy probable que algún extraño en Kabukicho, o incluso uno de tus amigos, te invite a entrar a lugares más sórdidos.

    Por supuesto, Kabukicho también tiene muchos karaokes, los cuales son seguros y ofrecen un lugar perfecto para socializar con amigos mientras beben y comen algunos snacks. Algunos karaokes muy populares son Utahiroba, el cual es divertido y barato, Karaoke-Ken, Beg Echo, y Shidax, el cual es un poco más caro pero ofrece mejores instalaciones.

    Además del karaoke, otro tipo de bar/restaurante que puedes encontrar son lugares con temas particulares. De hecho, estos tipos de establecimientos se encuentran por todos los rincones de Kabukicho, y vale la pena visitarlos si estas por ahi. Uno de estos lugares, y que no encontrarás en ningún otro lugar, es el famoso Robot Restaurant. Este restaurante te permite comer rodeado de amigos mecánicos mientras disfrutas un show con robots. También hay otros restaurantes y bares con otros temas como horror e incluso cristianismo.

    Básicamente, esta área lo tiene todo. Lo único que debes tomar en cuenta es que esta área requiere que estés más alerta, pero Tokio en general es una ciudad muy segura, e incluso Kabukicho es más seguro que muchas áreas en otras ciudades del mundo. Es por esto que muchos turistas no piensan que Kabukicho es inseguro, una opinión que suele diferir a lo que piensan los locales. Las probabilidades son que te vayas a sentir totalmente seguro todo el tiempo, y que no vayas a tener ningún problema al menos que tú seas quien lo inicie.

    Como Ir a Kabukicho

    Lo más probable es que vayas a llegar a Kabukicho usando la Estación de Shinjuku. De ahí, debes ir a la Salida Este (East Exit) siguiendo las señales dentro de la estación. Una vez ahí, te darás cuenta que hay varias salidas debido al tamaño de la estación. Lo más conveniente es usar la Salida Este Central.

    Una vez fuera de la estación, ve rumbo a la Estación Seibu-Shinjuku. De ahí, vas a ver numerosos bares, clubes, y personales fuera de los establecimientos hablando con la gente que pasa en frente de ellos. Ahí es donde comienza Kabukicho.

    Tal vez ya sabes esto, pero la Estación de Shinjuku es la estación con más tránsito de personas en el mundo, por lo que es muy probable que termines perdiéndote. Inclusive los locales que no están familiarizados con la estación suelen caminar por sus vastos corredores. Sin embargo, la gente trabajando en las estaciones son muy amables, podrán ayudarte si les preguntas. Si no hablas japonés, lo más sencillo es enseñar un mapa y señalar tu destino, o simplemente mencionar el nombre del área. La gente sabe donde está, así que es muy probable que incluso un extraño termine ayudándote.

    Después de haber leído toda esta información, la pregunta que uno debe pensar es si vale la pena visitar Kabukicho. Considerando todas las cosas que pueden pasar ahí, Kabukicho puede ser un muy buen destino para todos aquellos que quieren conocer el lado opuesto de Tokio. Un lado donde uno puede pasar la noche hablando con un anfitrión o anfitriona, o tomar cerveza con amigos mientras múltiples robots te rodean. Mientras no hagas nada poco saludable o riesgoso, Kabukicho es un destino único en la metrópolis más grande de Japón.